Caroline llama a su madre dirigiéndose a través de la casa mientras escucha que al parecer se encuentra conversando con alguien, pero al llegar ahí, lo único que ve es a su mamá, sola, de espaldas parada junto a la tarja con un cuchillo en mano. Su mamá voltea hacia ella y con una mirada enloquecida saca uno de sus dientes con el cuchillo que llevaba. El diente cae ruidosamente a la tarja dejando un rastro ensangrentado, luego lo toma y se lo ofrece a Caroline diciendo que es para Emma.

Antes que nada hay que establecer que existen gustos muy variados  en lo referente al género del terror, ya que el gusto es muy subjetivo y lo que me asusta a mí , tal vez no cause ni el más mínimo efecto en ti. Por ejemplo cierto tipo de gore en lugar de asustarme, me da mucho asco o risa. Así que tengan en mente que para gustos hay colores y si alguien difiere mi opinión será completamente comprensible.

La serie trata, de Emma Larsimon, una escritora francesa que se ha hecho famosa por las historias de terror que escribe sobre Marianne, una bruja desalmada y Lizzie Larck, la protagonista que decide luchar en contra de ella. Mientras Emma se encuentra en la firma del último libro de su saga, recibe la visita de Caroline, una de sus amigas de la infancia, que llega culpándola de haber afectado a su mamá, ya que está tan obsesionada con sus libros, que afirma ya no ser la Sra Daugeron sino Marianne. Caroline le suplica que vuelva a Elden (su pueblo natal) y le advierte que de no regresar, volverá a tener pesadillas a diario como en su adolescencia. Basta decir que después de presenciar una escena trágica y una mala noche de sueño o mas bien dicho insomnio, decide volver.

La serie me parece muy buena ya que maneja la clase de horror que hace muy disfrutable la historia a raíz de la construcción de sus personajes, haciendo que empatices con ellos y padezcas lo que les sucede. También creo que maneja la cantidad justa de “vistazos” a su entes, y recuerdes esos momentos en que tú mismo te encuentras solo y te has sentido “acompañado”. También cuenta con el recurso infalible que son los scare jumps, y las muy apreciadas notas de humor negro que hacen bastante llevaderos los momentos entre los que tienen que aportar historia y los momentos de tensión o miedo. Otro recurso bastante interesante, es que la historia tiene varios flashes al estilo club de la pelea, en donde no sabes si tus ojos te engañaron o si realmente viste algo. El personaje de la Sra Daugeron es sobresaliente y tan es así, que llega un punto en que no sabes si es solo locura o realmente es una posesión, hasta que avanzas en la historia.

Originalmente, al tener tiempo para ver la serie, quería verla como maratón, pero he de confesar que tuve que parar y seguir viendo al siguiente día. Puedo decir que este es el tipo de historias en que sientes que no te están dando tanto miedo, y que igual al final te encuentras prendiendo la luz para seguirla viendo porque ya estas incomodo, o que si la llegaste a ver de día te sorprendes pensando que no te asusto nada, pero en la noche que tienes que ir al baño, dudas para levantarte. Si te da curiosidad de saber que aparecen en los flashes puedes dar click aqui.

Mi sugerencia es que veas la serie dispuesto a entretenerte ya que la historia tiene los elementos para hacerlo y nos deja la puerta abierta para una segunda temporada que por lo menos yo ya estoy rogando porque se decidan a hacerla.

Booking.com